dissabte, d’abril 25, 2009

Desempolsant

No sé massa bé com, Urgell (o era Diputació) avall, parlant amb una persona Com qualsevol altra, vaig recordar haver-ho escrit. Era aquell temps en que l'únic blog que tenia era de paper quadriculat i m'acompanyava amunt i avall pels carrers de Dublín. Compartia un pis mal llogat a la mafia xinesa. Una dels 4 habitants d'aquell infern reformat a paradís era una paduana d'ulls verds com finestrals que l'única cosa que tenia de Serena n'era el nom. Després d'abandonar el pis, de nou al Isaacs Hostel, vaig escriure aquestes línies que ara desempolso:


Se acuerdan los calendarios de aquellos días
se pintan de rojo los miércoles lluviosos
se mecen los otoños en los que dormías
se echan en falta aquellos llantos graciosos.

Se escapan los minutos de las uñas esmaltadas
se huelen los cafés de medianoche en los infiernos
se escribe en las hojas de las flores más inspiradas
se echan los veranos a la hoguera de los inviernos
que nos calientan las manos en nuestras madrugadas
se define el verbo irreflexivo de no tenernos
se termina el siglo de las veintidós campanadas
se esfuma la oportunidad de ponernos los cuernos
se agotan las pilas del coro de las carcajadas.

Se atrasan los pasos subiendo la escalera
se almacenan las heridas para presumir
se rescatan cenizas de la papelera
se acaban los cuentos para alguien con quien dormir.

3 comentaris:

Clémentine ha dit...

desemplosar, tot i que ens provoqui algún estornud, sempre es favorable... un plaer llegir-te, com sempre :)

TENDER EPITHELIUM ha dit...

yo también he desempolvado de mi memoria parte de esta historia compartida ante un par de vasos de tubo con líquido transparente. Con este (precioso) rescate acabas de reescribirla. que viva Eyre, que viva Padua, que vivan las literas y que viva tú!

Joana ha dit...

No sé què tens que m'agrada ant llegir-te i ho fas poc...
A casa, la meva virtual hi tens un regalet!
Molts records!