divendres, de juny 09, 2006

Inventaris

Avui m'he posat música mentre em vestia i sense mirar-m'hi gaire he carregat cançons del Sabina perquè sonessin a l'atzar. I m'ha sorprès una vella cançó que feia tants dies que no sentia que m'ha semblat nova: Inventario. Una cançó del Sabina, de quan encara tenia la veu sense estripar, no havia après a cantar i l'acompanyaven amb un Casio i una pandereta.

En això de fer inventaris he coincidit amb ell vàries vegades. Sovint resulta necessari fer una llista amb totes aquelles coses que ens omplen el cap com a ràfagues i que sovint són links que porten sempre a la mateixa pell, els mateixos ulls, al mateix sentiment.


Joaquín Sabina

Inventario

Las cosas que me dices cuando callas,
los pájaros que anidan en tus manos,
el hueco de tu cuerpo entre las sábanas,
el tiempo que pasamos insultándonos,
el miedo a la vejez, los almanaques,
los taxis que corrían despavoridos,
la dignidad perdida en cualquier parte,
el violinista loco, los abrigos,
las lunas que he besado yo en tus ojos,
el denso olor a semen desbordado,
la historia que se mofa de nosotros,
las bragas que olvidaste en el armario,
el espacio que ocupas en mi alma,
la muñeca salvada del incendio,
la locura acechando agazapada,
la batalla diaria entre dos cuerpos,
mi habitación con su cartel de toros,
el llanto en las esquinas del olvido,
la ceniza que queda, los despojos,
el hijo que jamás hemos tenido,
el tiempo del dolor, los agujeros,
el gato que maullaba en el tejado,
el pasado ladrando como un perro,
el exilio, la dicha, los retratos,
la lluvia, el desamparo, los discursos,
los papeles que nunca nos unieron,
la redención que busco entre tus muslos,
tu nombre en la cubierta del cuaderno,
tu modo de abrigarme el corazón,
la celda que ocupaste en una cárcel,
mi barca a la deriva , mi canción,
el bramido del viento entre los árboles,
el silencio que esgrimes como un muro,
tantas cosas hermosas que se han muerto,
el tiránico imperio del absurdo,
los oscuros desvanes del deseo,
el padre que murió cuando eras niña,
el beso que se pudre en nuestros labios,
la cal de las paredes, la desidia,
la playa que habitaban los gusanos,
el naufragio de tantas certidumbres,
el derrumbe de dioses y de mitos,
la oscuridad en torno como un túnel,
la cama navegando en el vacío,
el desmoronamiento de la casa,
el sexo rescatándonos del tedio,
el grito quebrado, la madrugada,
el amor como un rito en torno al fuego,
el insomnio, la dicha, las colillas,
el arduo aprendizaje del respeto,
las heridas que ya ni Dios nos quita,
la mierda que arrastramos sin remedio,
todo lo que nos dieron y quitaron,
los años transcurridos tan deprisa,
el pan que compartimos, las caricias,
el peso que llevamos en las manos.

2 comentaris:

Cosespetites ha dit...

A la vida sovint feim inventaris, de coses, de persones, de sentiments; el que és més difícil és fer-ne un conjunt coherent.

unanina ha dit...

Més inventaris:

els examens, el bon menjar, origens 99,9%, Heineken, Voll Damm, miramelindo, webcams, les beques, la camisa blava, la corbata verda, l'americana, els pantalons que encara no he vist, la glicogen sintasa, les presentacions en anglès, N40, les patilles, la calor, el so d'una guitarra acústica, els refredats, els somnis, el drepaire, les cebes de Figueres, els kikos, astronauta rimador, les absències, les ungles llargues, les ungles curtes, els somriures, els records, les llengües... i el que encara queda per escriure.