diumenge, de juny 11, 2006

Inventaris 2


Seguint amb els inventaris, aquest em sembla exquisit. Poc més es pot dir. Només que si no us convencen els motius no talleu mai com a la foto. Sempre logitudinal. XD

Más de cien mentiras
J. Sabina

Tenemos memoria, tenemos amigos,
tenemos los trenes, la risa, los bares,
tenemos la duda y la fe, sumo y sigo,
tenemos moteles, garitos, alteres.
Tenemos urgencias, amores que matan,
tenemos silencio, tabaco, razones,
tenemos Venecia, tenemos Manhattan,
tenemos cenizas de revoluciones.
Tenemos zapatos, orgullo, presente,
tenemos costumbres, pudores, jadeos,
tenemos la boca, la lengua, los dientes,
saliva, cinismo, locura, deseo.
Tenemos el sexo y el rock y la droga,
los pies en el barrio, y el grito en el cielo,
tenemos Quintero, León y Quiroga,
y un bisnes pendiente con Pedro Botero.
Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.
Tenemos un as escondido en la manga,
tenemos nostalgia, piedad, insolencia,
monjas de Fellini, curas de Berlanga,
veneno, resaca, perfume, violencia.
Tenemos un techo con libros y besos,
tenemos el morbo, los celos, la sangre,
tenemos la niebla metida en los huesos,
tenemos el lujo de no tener hambre.
Tenemos talones de Aquiles sin fondos,
ropa de domingo, ninguna bandera,
nubes de verano, guerras de Macondo,
setas en noviembre, fiebre de primavera.
Glorietas, revistas, zaguanes, pistolas,
que importa, lo siento, hasta siempre, te quiero,
hinchas del atleti, gángsters de Coppola,
Verónica y cuarto de Curro Romero.
Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.
Tenemos el mal de la melancolía,
la sed y la rabia, el ruido y las nueces,
tenemos el agua y, dos veces al día,
el santo milagro del pan y los peces.
Tenemos lolitas, tenemos donjuanes;
Lennon y McCartney, Gardel y LePera;
tenemos horóscopos, Biblias, Coranes,
ramblas en la luna, vírgenes de cera.
Tenemos naufragios soñados en playas
de islotes sin nombre, ni ley, ni rutina,
tenemos heridas, tenemos medallas,
laureles de gloria, coronas de espinas.
Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.
Tenemos caprichos, muñecas hinchables,
ángeles caídos, barquitos de vela,
pobre exquisitos, ricos miserables,
ratoncitos Pérez, dolores de muelas.
Tenemos proyectos que se marchitaron,
crímenes perfectos que no cometimos,
retratos de novias que nos olvidaron,
y un alma en oferta que nunca vendimos.
Tenemos poetas, colgados, canallas,
Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma,
abuelos que siempre ganaban batallas,
caminos que nunca llevaban a Roma.
Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.

6 comentaris:

Cosespetites ha dit...

"Tenemos naufragios soñados en playas
de islotes sin nombre, ni ley, ni rutina"

Això és el millor, els somnis... per a mi és el que dóna més sentit a la meva vida.

M'agrada molt la foto, molt ingeniosa.

n3fen ha dit...

...primero conquistaremos manhattan, después conquistaremos berlin... L.Cohen.

Un 10 per la foto!!!

B-612 ha dit...

Uiii, el món dels somnis! És una trampa. Mai val la pena sommiar coses que no poden cumplir-se, només genera frustració. M'ha costat temps aprendre-ho i encara sovint em deixo enganyar pels somnis. Però jo sóc més de Serrat (prefiero la vida al sueño, las nueces al ruido) que de Segimond (oi, Clotald? XD).

n3fen ha dit...

a saco... kin nom més lleig, Clotald... ja n'hem fet de coses ja, llastima ke no entenguessim una merda...

petrus ha dit...

molt bona la foto nano!

I M Q ha dit...

Avui, com sabràs algun dia, tinc el dia creactiu; començo amb un joc de paraules i acabo amb una exhumació que ara mateix et dedico:

LETRA MELANCOLICA PARA UNA MELODIA EVIDENTE:

¿Qué darán tantas noches en vela?
¿Qué darán las mentiras piadosas?
¿Qué darán las muchachas hermosas?
¿Qué darán a la muerte que hiela?

¿Qué darán esas putas sin nombre?
¿Qué darán a los dioses en celo?
¿Qué darán por mis malas preguntas?
¿Qué darán esos buenos excesos?

¿Qué darán bombas locas en trenes?
¿Qué darán precipicios de andenes?
¿Qué darán carruseles de vida?
¿Qué darán las semillas prohibidas?

¿Qué darán bofetadas a tiempo?
¿Qué darán tus escotes de ensueño?
¿Qué darán los placeres sin freno?
¿Qué darán las canciones que cuento?

De mis llantos nacieron cenizas
que jugaron a serme sincero,
ya no quedan, perdón, más consejos,
pues el arte es otra mentira.